life

Sólo quince minutos más

Ojalá me hubieras dejado afuera, ojalá tuviera la fuerza para dejarlos, ojalá tanto tu cómo mamá vieran lo que es vivir sin mi, ojalá algún día entiendan que nada de lo que hice es por chingarlos y mucho menos por qué ustedes no me importan, ojalá algún día entiendan que tengo una vida, una que me forjé yo y sola, ojalá entiendan mi coraje, ojalá entiendan que si no me ha pasado nada no es por suerte, si no por precavida, ojalá algún día entiendan que no tengo 15, ojalá algún día entiendan que no soy estupida, ojalá algún día entiendan que si mi vida es una cagada es por hacerles caso, “el hacer todo lo que te dicen para evitar problemas” sirve para un carajo y aún así ustedes la hacen de a pedo, por que probablemente si hubiera tomado decisiones diferentes estaría como mis hermanos y no así, o tal vez no pero estaría en Europa como mis amigas o tendría mejor autoestima, ojalá algún día entiendan que soy la única de sus hijos que ha hecho lo que ustedes han querido, y sin embargo, soy la más jodida, ojalá algún día entiendan… ojalá entiendan que sus opiniones no le importan a nadie, ojalá entiendan que me importa un carajo, pero los respeto, Ojalá entiendan que si sigo aquí es por ustedes, no por mi. Ojalá entiendan que podrá ser su casa, pero es mi vida. Por qué estoy harta, por qué ya no puedo seguir así, por qué todo mundo puede decirme que hacer y cómo y con que y con quien, pero yo no, por qué no tengo ni cabo ni rabo, por qué mi vida no tiene sentido, por qué todo está mal, todo está MAL, pero a nadie le importa, no, a nadie le importa.

Y sabes por qué?

Por qué así los acostumbre

Por qué así los hice

Por qué a mí no me pasa nada

Por qué yo puedo con todo

Por qué no los necesito.

Así que por favor

Déjenme en paz

Déjenme descansar

Déjenme embriagarme hasta tapar mis arterias, joder mis riñones y mi hígado

Déjenme llorar

Déjenme morir

Déjenme descansar

Déjenme ser yo

Déjenme estar en paz.

Solo quince minutos más.

Anuncios
life

El nombre perfecto para esta noche

Dos días después de la última vez
La gente ve sólo lo que desea ver, las personas me ven como yo me quisiera ver, la definición de sobreestimación son los sentimientos y la imagen que tienen sobre mí. Sí, soy fuerte, sí, sé llorar y reír sin tener que decidirme cual va primero, sí, sé escuchar, sí, sé amar, no, no sé odiar. A veces quisiera regar lágrimas con el corazón en la mano gritándoles a todos que no soy tan perfecta como quiero ser y como ellos me ven. Aman mis errores, aman mis defectos, aman mis estupideces, aman mis deseos.

Todo de mi aman.
La vida es demasiado corta para vivirla, pero demasiado larga para sufrirla. Es por eso que todos optan por una o la otra, sin embargo eso no aplica a mi persona, pues hay días en que los vivo al extremo, incluso semanas, y a veces meses, pero, siempre después, vienen esas horas que parecen días, esos días que pesan en los hombros como meses y esos meses en donde pasó el año y ni cuenta te habías dado. Hay veces, sí, en donde se sufre, y hay puntos en donde es demasiado el agobio que no sientes, que el tiempo pasa en tu mirada como un mero espejismo de la realidad efímera que pudo ser tuya.
Tal vez hoy esté un poco más sentimental, tal vez, no en un buen sentido. Hoy se siente la depresión en la página, y no esa clase de depresión que tristeza refleja, si no de la otra, la reflexiva, egoísta, la intelectual, la depresión amiga, la que te seduce, la que te invita y te motiva a ser más, pero que te muestra lo que eres en realidad.
Sí, hoy me siento así. Hoy me desperté con recuerdos borrosos de una noche llena de tabaco y alcohol, de una semana perdida en mi memoria por la resaca del dolor. De ese dolor tan embriagante, que hasta las yemas de los dedos palpitan, hormiguean, tiemblan. ¡Que sentir tan espléndido!, pues hay veces en las que tenemos “ganas” de sentirnos así, y deberíamos decirnos: ” Sí, hoy es el día en que quiero que el dolor me toque, me llene y me destruya, ya mañana será.. mañana”. Sí eso es lo que deberíamos decir. Eso es lo que hago hoy, lamentablemente no tengo todo el día para hundirme en la miseria, pues tendré visitas en la noche. Otra bola de criaturas con vidas miserables e inconformes, pero llenas de pasión y son la peor escoria del mundo, son la gripe del éxito, porque ellos son.. no perdón, nosotros somos: soñadores.
Somos apasionados, nos dejamos llevar por las emociones pero aparentamos racionalidad tratando de esconderlas, pero cuando el alcohol empieza a hacer su trabajo, se vuelve más difícil no llorar, no reír y cantar, no dejar de bailar, para terminar quejándonos de nuestra inutilidad en el mundo y dándonos cuenta de nuestro enorme potencial. Me doy cuenta que la noche está empapada de tristeza y soledad, me doy cuenta que cada uno de esos individuos viven solos, pensando en lo incomprendidos que son, y solo observo; ellos lo saben, no tratan de que los entiendan, porque por alguna razón, y ahí debo incluirme, nos gusta ser miserables, nos gusta la sensación que provocar el sentir auto-compasión y saber que no es verdad pero aún así nos abrazamos a ella fervientemente dentro en nuestros corazones.
Mientras yo solo observaba la sonrisa que tenemos todos pintada en nuestras caras.
Ya muy entrada la madrugada, veo esos rostros tan familiares y veo las grandes mentes por las que estoy rodeada, el tiempo aparenta ser lento en ese momento y.. veo. Veo las almas de todos mis invitados, por fin veo, que a pesar de todo esto somos, soñadores, oradores, pensadores, a pesar de todo esto…somos felices.

El tiempo se reinicia y la noche termina en destrucción total de nuestras almas, para despertar al día siguiente, tal vez, con los hombros cansados y adoloridos, debido a la tensión que nos provoca el ocultar nuestros corrompidos corazones ante los demás, lo que nos cuesta mentirnos a nosotros mismos, lo que cuesta ser remotamente “normal”. Nos duele, nos llena, nos emociona y nos da placer, el pensar tanto a causa de que nuestro sentir es mayor, provoca esa sensación de fracaso permanente, y con eso vivimos día a día, por eso el día de hoy lo voy a categorizar como “un día deliciosamente miserable”. Sí el nombre perfecto para esta noche.

 

-J&J

 

 

life

Si alguien llama a tu puerta

Si alguien llama a tu puerta, amiga mía,
y algo en tu sangre late y no reposa
y en tu tallo de agua, temblorosa,
la fuente es una líquida de armonía.

Si alguien llama a tu puerta y todavía
te sobra tiempo para ser hermosa
y cabe todo abril en una rosa
y por la rosa desangra el día

Si alguien llama a tu puerta una mañana
sonora de palomas y campanas
y aún crees en el dolor y en la poesía

Si aún la vida es verdad y el verso existe.
Si alguien llama a tu puerta y estás triste,
abre, que es el amor, amiga mía.

Gabriel García Márquez

life

"Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»… Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón."

Jaime Sabines.

life
Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.
Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres…
ésas… ¡no volverán!
Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.
Pero aquellas cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día…
ésas… ¡no volverán!
Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.
Pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido…, desengáñate,
nadie así te amará.
life

El amor es una falacia, un día estás tranquilo, en la soledad de tu cuarto, pensando, recordando, todo lo que hemos vivido, te sientes libre, te sientes bien…

El amor es embriagante, un día conoces a alguien, no tiene nada que tu quieras pero aun así quieres todo, quieres darle todo, le das todo, te sientes libre te sientes bien.

El amor es intenso, un día llega y te dice que ya no quiere nada, que se va, y tu te quedas con tu todo, no eras capaz antes de saber lo que tenías, lo que tenías para dar y regalar, te sientes prisionero de ti y te sientes mal.

El amor es una miseria, un día te sientas piensas que ya no le amas, que ya no le extrañas, pero ya no puedes estar solo, así que sales y vives todo intensamente, por que ya te sabes capaz, ya te sabes… pero no eres libre, no, no de ti.

El amor es una mierda, un día estas feliz, con tus amigos en el Bar, te das cuenta que tienes meses haciendo lo mismo, fiesta todos los días, tu cuerpo no se cansa, tu cuerpo te pide más, tu cuerpo te exige más, pero tu de saberte, no es lo que parece, no fiesta por lo menos, pero estás tranquilo y te sientes… no, no sientes nada.

Ya es de todos los días, no puedes parar, no soportas tu soledad, esa que tanto disfrutabas, no soportas nada, dices que es tu cuarto pero en realidad no te soportas a ti, te sabes, te conoces, sabes que estás a punto de explotar, y tienes miedo, sabes que va a pasar, pero no sabes cuando, quieres que pase, necesitas que pase, necesitas quitarte ese peso de encima, esas paredes que no son las de tu cuarto, son tuyas, internas, que no te permiten estar tranquilo, vives con ansiedad.

Ya no es de todos los días, te resignaste, no va a pasar, sigues con tu vida te relajas, vas de fiesta en fiesta, de bar en bar, sigues la rutina laboral, tu vida se vuelve una montaña rusa de desgaste físico. no puedes parar, ya no es ansiedad, la resignación se vuelve un estado emocional. eres libre pero no sientes nada.

Ya no es nunca, se te fue olvidando, lo dejaste de lado, seguiste tu camino, tu rutina, tu fiesta, tu vida. no lo piensas, solo vives al día, no te recuerdas capaz de nada está bien, estás tranquilo, te sientes libre, te sientes bien, vacío pero bien.

El amor es una falacia, un día estas tranquilo, en la soledad de tu cuarto, pensando, recordando, todo lo que hemos vivido, te sientes libre, te sientes bien…

El amor es embriagante, un día conoces a alguien, no tiene nada que tu quieras pero aun así quieres todo, quieres darle todo, le das todo, te sientes libre te sientes bien.

 

life

FIESTA PERROS

Hay días en los que te levantas y no puedes, sabes que ya no puedes, aunque no te haya pasado nada malo, aunque no tengas nada, simple y sencillamente no puedes…

Pero sigues, por qué tienes responsabilidades, porque tienes obligaciones, porque tienes compromisos que no puedes romper, porque tienes toda una vida haciendo lo mismo, entregando explicaciones, haciendo lo que te dicen, fingiendo con esto y con aquello,  una vida monótona y rutinaria, básica.

Quieres parar, no puedes.

Quieres llorar, quieres gritar, quieres correr sin tener un destino final, dejar todo atrás, no puedes.

Entonces, te levantas de tu cama te arreglas, tomas el mejor café del mundo, como todos los días te repites que no puedes seguir así, que estás harto, escuchas cosas que no necesitas, tonos de voz innecesarios, reclamos fingidos, etc. Te vas a trabajar, soportas a gente sin criterio, de sentido común nulo, gente no productiva, sonríes, hablas y actúas como si todo estuviera bien, no puedes actuar de otra forma.

Todo en tu día es falso.

Por fin terminó tu día, estás cansado, no quieres nada más que llegar a tu casa bañarte, probablemente llorar y dormir.

Empiezan los mensajes…

-Dónde estás? ya vienes?

-Hoy no vas a salir verdad?

-Mañana tienes que trabajar!

-Haz lo que quieras ya estás grande.

 

Y por supuesto sales, te vas al mismo Bar al que vas todos los días saliendo de trabajar y vas por cerveza, porque en el fondo es lo único que sabes hacer , porque al final es lo único que haces por gusto.

Empiezan a llegar caras conocidas, gente que conoces y que sabes que están exactamente igual de destruidos que tú.

Te detienes un momento y todo es real, las carcajadas los debates socioculturales, las canciones, el recuento de los daños, las miradas de complicidad. Afecto, apoyo emocional y un chingo de cerveza.

Te vas, te acuestas en tu cama y piensas “mañana voy a tener una perra cruda de la verga” y llegas a la conclusión de que estas todo idiota, pero valió la pena.

A      N      D               R      E      P      E      A      T